Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Pasos a seguir antes de publicar una nota médica en inglés

Felicitaciones. Publicar una nota médica en inglés, en una revista o web especializada internacional, es una movida inteligente, y muy valiente también.

De hecho, no solo los médicos lo realizan, sino también ingenieros, abogados, expertos en marketing y otros profesionales de Argentina. ¿Por qué? Bueno, es una gran manera de hacerse de renombre y prestigio y, en algunos casos, puede significar un ingreso extra de dinero.

Claro que no es tarea sencilla. Para asegurarse que el texto pase los estrictos controles y llegue “a destino”, recomendamos seguir ciertos pasos antes de publicar una nota médica en inglés.

Por tanto, le sugerimos examinar esta pequeña guía y evitar cualquier tipo de inconvenientes y dolores de cabeza en el futuro.

Son 6 pasos:
1- Elegir publicación
2- Definir audiencia
3- Establecer zona geográfica
4- Redactar de manera sencilla
5- Editar con herramientas
6- Editar con un nativo

1- Elegir publicación

¿Para qué medio tiene pensado redactar? ¿Es el British Medical Journal? ¿O el New England Journal of Medicine de Estados Unidos?

En caso de no tenerlo decidido, puede consultar el sitio Elsevier Journal Finder, un buscador de publicaciones que le ayudará a encontrar el lugar adecuado para su artículo.

Ingrese a http://journalfinder.elsevier.com

Preste especial atención a los requerimientos de cada una de estas revistas científicas, ya que varían según institución o país. Antes de sentarse ante el teclado, revise atentamente pasos previos, condiciones y exigencias demandadas.

2- Definir audiencia

¿A quién estará dirigida su nota? ¿A toda la comunidad médica, a colegas de su misma especialidad o a recién egresados?

Definir el público es quizás más importante que la redacción en sí, porque le ayudará a focalizar el contenido y a encontrar las palabras y expresiones adecuadas.

Tómese un tiempo para pensar en la audiencia ideal, y tenga bien presente este perfil a la hora de escribir.

Encuentre su foco. Redacte solamente para este público particular y no para toda la comunidad médica en general.

3- Establecer zona geográfica

Dependiendo la web o revista elegida, tendrá que optar por inglés británico o de Estados Unidos.

Es importante tener en cuenta esta distinción, ya que algunas palabras son diferentes según zona geográfica.

Y, como explicamos en el punto anterior, para causar impacto es necesario hablarle a la audiencia en su propio idioma, con sus propias expresiones.

4- Redactar de manera sencilla

Ok, ya se ha inclinado por una publicación en particular, tiene definido a su audiencia y el tipo de inglés según zona. Llegó el momento de redactar.

Sin bien la mayoría de los sitios ofrecen guías para que la escritura se adapte al estilo propio de cada uno, redacte de forma clara.

– Evite elaboraciones complejas.
– Utilice frases cortas, de estructura sencilla.
– Elimine palabras innecesarias (aquí no importa la cantidad sino la calidad).
– Sea conciso y vaya al grano rápidamente.
– Agregue títulos cortos para dividir párrafos o secciones.

¡Ah, un dato extra! Aunque no se relaciona con la redacción en sí, incorpore imágenes o ilustraciones de buena resolución.

5- Editar con herramientas

Luego de realizar un control personal, aproveche la ayuda extra que pueden brindarle las herramientas de edición.

Si bien hay gran variedad de aplicaciones que rastrean imperfecciones en su texto en inglés, recomendamos las siguientes:

– Microsoft Word (chequea ortografía, errores de tipeo, etcétera)
– Grammarly (revisión general y corrección a nivel gramatical)
– Hemmingway App (busca palabras repetidas, analiza el estilo, simplifica oraciones)
– ProWriting Aid (igual que el anterior, pero algo más completo y, también, complejo)

 

6- Editar con un nativo

Para alcanzar un margen de calidad aceptable, es preciso agregar otra instancia.

Las herramientas que detallamos en el punto anterior no son mágicas y de ninguna manera reemplazan el ojo de un editor nativo.
 
Más que los detalles técnicos y ortográficos, aquí entra en juego la comprensión del texto. ¿Es claro? ¿Se entiende la idea? ¿Se lee con facilidad? ¿Está usando la terminología médica correcta en inglés?

Así, sumar un último análisis por parte de una persona con excelente nivel de inglés (británico o de Estados Unidos, según como se haya encarado) no es suficiente, se necesita alguien con alto entendimiento en léxico médico.

Un editor médico es un lingüista especializado en la revisión de texto médico. En general, esta tarea se realiza después de una traducción del español al inglés.

Sin embargo, en este caso usted estaría redactando directamente en inglés (no hay paso de traducción). Con lo cual, por sus conocimientos idiomáticos y habilidad en los temas médicos, el editor podrá detectar cualquier error de vocabulario.

Claro que el editor nunca trabaja solo y se requiere una comunicación fluida entre ambas partes. Pueden surgir dudas durante el trabajo y es común que el editor pregunte al redactor por qué eligió tal palabra o expresión. 


Luche por un lugar

Completados los 6 pasos, lo que sigue es tratar de que su artículo sea publicado en el sitio elegido.

No se deje amedrentar por las solicitudes y requerimientos previos, y tampoco se sienta desanimado si es rechazado. En ese caso, intente nuevamente un tiempo después o busque otro espacio.

El número de notas e investigaciones que estas publicaciones reciben diariamente, es enorme.

Por tanto, ármese de paciencia. Eso sí, no es lo mismo ser desestimado por abundancia de artículos que por el pobre nivel de su producción.

Seleccione un tema interesante y siga detalladamente los 6 puntos mencionados aquí.

Recuerde que el ingenio, la calidad y el estilo son más importantes que la cantidad.

¡Buena suerte!

Share this post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Subsribite a Nuestro Newsletter

Últimos Artículos