Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Norma ISO 9001: El Único Camino Posible para Crecer para las PYMES

Norma ISO 9001 en una empresa de traducción Argentina

Si se tienen en cuenta los riesgos (financieros y humanos) que un error de traducción puede causar, es recomendable que las empresas escojan un proveedor lingüístico certificado.

La atención al detalle y la definición sistemática de los procesos impactan considerablemente en la calidad final de la traducción.

Pero, ¿qué garantiza la certificación de calidad?

Contar con certificación de norma ISO 9001 ha dejado de ser una ventaja competitiva para convertirse en una obligación.

Es una condición indispensable para competir en el mercado internacional.  

La experiencia de una empresa de traducción de Argentina

Aquí no nos centraremos en las guías para poner en funcionamiento y mantener la norma ISO 9001 (la lista es infinita). Por el contrario, examinaremos la experiencia de la implementación y cómo es el día a día en una empresa certificada.

El tiempo dedicado y el esfuerzo invertido en instalar y preservar los procesos no es gasto, sino inversión. La puesta en marcha de un Sistema de Gestión de Calidad (SGC) es ardua y puede resultar tediosa. Pero cada minuto que dediquemos a trabajar en la norma se verá recompensado y retornará con creces.

Antes de documentar qué es lo que hacemos y cómo lo llevamos a cabo, es preciso convencer a nuestros socios, si los tenemos, de que la norma es la opción correcta.

En realidad, debemos dejar en claro que es el único camino posible si una PYME quiere crecer.

Un compromiso de todos

Es preciso sumar a toda la organización en el proyecto, desde el empleado más capacitado al pasante que está haciendo sus primeras armas en la vida profesional. Esto será fundamental, sobre todo, cuando la norma ya esté implementada, porque el equipo de trabajo en su totalidad debe velar por la vigencia y el correcto funcionamiento del sistema.

La norma no dice cómo se lleva adelante un proceso o qué datos se incluyen en un instructivo.

En cambio, obliga a “escribir lo que hacemos y hacer lo que escribimos”. Esto significa, ni más ni menos, el paso de una cultura oral a otra escrita, con todas las ventajas que ello implica en el desarrollo de una empresa.

Por supuesto que dichas ventajas no están claras al principio y solo se aprecian una vez que el SGC se encuentra en marcha.

Alguna de esas ventajas son:

  • Menor tiempo de inducción: la transmisión del “saber hacer” es mucho más sencilla ya que los procedimientos e instructivos están escritos y son fácilmente localizables.
  • Trazabilidad: la información es cuidadosamente almacenada e identificada hasta el momento de su utilización, para preservar su funcionalidad y garantizar su accesibilidad.
  • Previsibilidad: mediante la estandarización de los procesos las tareas se realizan constantemente de la misma manera, por lo que siempre se consigue el mismo resultado.
  • Análisis causa-raíz: herramienta fundamental del SGC. Permite investigar por qué hubo un error o problema o por qué no se siguió determinado proceso hasta encontrar la causa y, finalmente corregir y tomar medidas preventivas.

Por último, recomendamos a aquellas empresas u organizaciones que quieran implementar un SGC, que lo hagan junto con una consultora especializada y reconocida. Su ayuda es de capital importancia para la certificación inicial.

El desafío de mejorar día a día

Contar con un SGC no es garantía de éxito. 

Para cualquier empresa de traducción (de Argentina o del mundo), no es suficiente tener la certificación y los procesos definidos. Es preciso ir más allá.

La búsqueda de la excelencia tiene que ser una práctica común y de todos los días. Cada miembro del equipo, empezando por la gerencia, debe dar el ejemplo, motivar, alentar y proteger la calidad.

Curiosamente, esto no puede ser medido ni monitoreado por un SGC.

Simbólicamente, las buenas prácticas deben erigirse como sólidas columnas que afianzan y aseguran la victoria en todo tipo de proyecto, pequeño o grande.

Un SGC no es sinónimo de triunfo asegurado, pero brinda la fuerza y la motivación para alcanzarlo.

 


Ocean Translations certificó normas ISO 9001 por primera vez en el año 2008 (ISO 9001:2008). Se volvió a certicificar la normativa nuevamente en el año 2015 (ISO 9001:2015).

Share this post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Subsribite a Nuestro Newsletter

Últimos Artículos