Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Le conviene trabajar con traductores que aplican Six Sigma?

¿Le conviene trabajar con traductores que aplican six sigma?

Si trabaja en un ambiente industrial, es probable que esté familiarizada con el concepto de Six Sigma.

Lo curioso es que, si bien está asociado a lo industrial (y fue creado específicamente para dicho sector), cada vez con más frecuencia se utiliza en oficinas o proyectos dedicados a los servicios.

En ese caso, la única manera de aplicar Six Sigma (u otro método de calidad) es sistematizando seriamente los procesos.

Al tratarlos como sistemas, es más sencillo definir objetivos, medir resultados, optimizarlos, controlarlos y eliminar (lo mejor que se pueda) los errores, incluso en cuestiones tan subjetivas como la traducción.

Así es.

El punto es que, desde hace tiempo, nosotros como agencia de traducción también usamos un esquema de calidad semejante a los 5 pasos de Six Sigma.

Hemos instaurado con éxito un plan con varias etapas de control, bajo la tutela de revisores experimentados y especializados. La misión de este grupo es supervisar el trabajo de traductores profesionales, además de evaluar constantemente su competencia mediante auditorías internas.

Por esta razón, para cada proyecto, obramos de la siguiente manera:

– Concretamos objetivos (definir)
– Determinamos el potencial y establecemos puntos de referencia (medir)
– Usamos herramientas e información para testear su desempeño (analizar)
– Aplicamos modificaciones que conduzcan a una evolución (mejorar)
– Fijamos mecanismos de inspección (controlar)

¿Conclusión?

No interesa si fabricamos tablets o si ofrecemos servicios. Todos tenemos la capacidad de incorporar técnicas que nos conduzcan a una estructura de trabajo superior, de calidad y con menos inclinación al fallo.

Es cierto que Six Sigma nació para atender procedimientos de carácter sumamente técnico como la fabricación de productos, objetos tangibles cuya elaboración permite analizar variables y realizar mediciones con más facilidad.

Pero aquellos que nos dedicamos a los servicios también hemos innovado. Sistematizar los procesos nos condujo a ser más profesionales.

Y, por consiguiente, hoy somos capaces de contar con clientes más satisfechos y conformes con nuestra performance.

¿No es lo que buscamos, después de todo?

¡No corra riesgos con procesos de traducción improvisados!  Manejar muchos archivos en tiempo limitado no tiene que ser un dolor de cabeza.

Guía gratuita - por qué contratar una agencia de traducción

 

Share this post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Subsribite a Nuestro Newsletter

Últimos Artículos